Inscripción AMPA 2018/19 y servicios de limpieza y comedor en Infantil.

  • Si eres nuevo en el colegio y quieres asociarte al AMPA, por favor rellena este formulario
  • donde también encontrarás la opción para inscribir a los niños en los servicios ofertados para infantil.
  • Si ya tenías hijos/as en el colegio pero este año se incorpora uno (o varios) más, por favor rellena este formulario para actualizar datos
  • Servicio de limpieza en infantil y apoyo al comedor: si ya eres socio/a del AMPA, tienes hijos en Infantil que ya estuvieron en el colegio el curso pasado, y quieres inscribirlos en estos servicios, puedes usar este formulario o hacerlo en papel rellenando este otro formulario

Ajedrez y vida

ESCUELA DE LA VIDA
Es una experiencia, cada experiencia es una lección, cada derrota es una oportunidad para analizar lo ocurrido y tratar de ponerle remedio en el futuro. Contempla la vida como un aprendizaje.

APRENDE A GANAR Y A PERDER
Sé humilde en los éxitos y elegante en las derrotas. Recuerda que no vences a un contrincante; te vences a ti mismo. El estudio, el tesón y la disciplina te permitirán superarte día a día.

CONFÍA EN LOS BUENOS MAESTROS
Un buen maestro de ajedrez te enseñará estrategias y táctica, te ayudará a descubrir tus talentos y a encender tus entusiasmo. Junto a él sentirás más ganas de aprender, de avanzar, de investigar, de luchar para conquistar metas. Confía en los buenos maestros.

DISFRUTA DE LA PARTIDA
Una partida no solo es ganar o perder, sino un camino poblado de esperanzas y temores, de tensión y coraje, de situaciones y retos cognitivos, de paciencia, de autocontrol… es decir, toda una experiencia de aprendizaje. Igual que tu propia vida. Aprende, por tanto, a vivirla y a disfrutar de ella día a día.

COMO LA VIDA MISMA ” AJEDREZ”
Virtudes como la tenacidad, la paciencia, la necesidad de seguir un plan, la habilidad para cambiar de estrategia en función de la situación, la importancia de no perder de vista los objetivos son algunos de los valores en los que el ajedrez emula a la vida. Por eso, a su alto valor pedagógico quiero hoy sumar el valor de su evocación simbólica. De modo que toma las piezas, las riendas de tu vida, y entrégate con pasión a la partida.

COMPARTE Y PROTEGE EL TABLERO LLAMADO TIERRA.
Hagamos más justas y equilibradas nuestras relaciones. Lo que en el tablero hagan los jugadores determina y condiciona la vida de los demás.

COMPARTE EL TABLERO DE TU PROPIA VIDA
Plantéate objetivos, diseña estrategias, toma decisiones que te permitan alcanzar las metas. Desarrolla tus capacidades y ponlas al servicio de los demás.

PROPONTE OBJETIVOS Y LUCHA POR ALCANZARLOS
Como el buen ajedrecista, no muevas las piezas de tu vida al azar. Hazlo con un propósito. Determina tus metas y estrategias; persigue tus sueños y cree en tu capacidad para alcanzarlos.

PROTEGE LO IMPORTANTE
El rey simboliza los valores más preciados de la existencia. Como en el ajedrez, protege las cosas importantes de la vida.

APRENDE A TRABAJAR EN EQUIPO
El ajedrez es un ejército de piezas que piensan y planifican juntas. Las mejores partidas movilizan a muchas para lograr un objetivo común. Todas son necesarias; ninguna puede ganar la partida en solitario. También en esto, el ajedrez se parece a la vida.

APRENDE A RESOLVER CONFLICTOS
El juego del ajedrez es una batalla dialéctica en la que el conflicto se resuelve mediante el razonamiento, la acción planificada, el respeto mutuo y el respeto a las reglas del juego.
APRENDE DE LOS ERRORES D CADA PARTIDA Y PON EL CORAZON EN LO QUE HAGAS

En cierta ocasión, un joven observaba cómo un sabio sacaba agua de un pozo. El anciano arrojaba un balde de lata atado con una cadena y extraía lentamente el cubo tirando de ella. El joven desapareció y, al rato, regresó con una polea. Se acercó al anciano y le mostró cómo funcionaba el aparato. ¿Ve? Pone la cadena alrededor d ela rueda y extrae el agua sin necesidad de hacer tanto esfuerzo.

El sabio anciano quedó pensativo y, tras unos instantes de silencio, dijo al joven. “Si uso una cosa así, mi mente se creerá lista. Con una mente astuta ya no pondré mi corazón en lo que haga. En poco tiempo solo mis muñecas harán el trabajo. Si mi corazón y todo mi cuerpo no se centra en mi trabajo, mi trabajo perderá el placer. Y si mi trabajo pierde el placer, ¿qué gusto crees que tendrá el agua?”

Genaro Calleja, profesor de ajedrez